Bienvenido!

bollos suizos

Receta de bollos suizos

bollos suizos

Los bollos suizos son un dulce típico de Madrid, según cuentan las lenguas de doble filo nacido allí a finales del siglo XIX, aunque luego naturalizado en otras partes del país con distintos nombres, como el de cristinas. Se trata de un bollete redondo de pan enriquecido con huevos, leche, mantequilla y azúcar, con un característico corte en su cocorota, que se llena de azúcar.

El suizo, llamado originariamente bollo de leche, debe su actual nombre a que se hicieron especialmente populares los que se elaboraban en el Café Suizo, situado en la céntrica calle de Alcalá de Madrid y ya desaparecido. Era tan popular en los cafés de la capital a principios de siglo que se menciona en La colmena, de Camilo José Cela. Cuánta historia tiene la criatura.

Los suizos no dejan de ser una masa tipo brioche, pero más humilde, sin tanta mantequilla. Veremos que las proporciones son muy parecidas a las del pan de Viena, lo que varía es el formado y el añadido del azúcar. Esta receta la he tomado con todo libertinaje del blog Un pedazo de pan, uno de los blogs más panaderos de la blogosfera.

Receta de bollos suizos

Ingredientes:

  • 500 g de harina de fuerza
  • 250 g de leche entera
  • Dos huevos
  • 90 g de azúcar
  • 5 g de sal
  • 3 g de levadura seca de panadería (o 9 g de levadura fresca)
  • 80 g de mantequilla ablandada
  • Un huevo batido para pintar
  • Azúcar y agua para la cobertura

Elaboración:

  • Vamos a empezar por hacer un prefermento para mejorar la conservación y el sabor de los bollos. Mezclamos 100 g de harina de fuerza, 100 g de leche y toda la levadura, tapamos el bol y dejamos que fermente hasta que haya levado y esté burbujeante.
  • Agregamos todos los ingredientes restantes, excepto la mantequilla. Amasamos a mano o con robot con el método de 1-2 minutos de amasado con reposos intermedios de 10-15 minutos, tantas veces como sea necesario hasta que la masa vaya estando lisa. Como la grasa interfiere en el desarrollo del gluten, retardando la adición de la mantequilla conseguimos acortar un poco el amasado. Luego añadiremos la mantequilla cuando la masa ya tenga un desarrollo razonable del gluten.

bollos suizos

  • Añadimos la mantequilla ablandada en trozos y seguimos amasando hasta que la masa esté fina y elástica. La volcamos sobre la encimera, hacemos una bola, la metemos en un cuenco aceitado, la tapamos y la dejamos doblar el volumen. Paciencia.

bollos suizos

  • Cuando haya doblado el volumen la pasamos a la encimera enharinada y la desgasamos a conciencia, apretando fuerte con las manos. Pasamos entonces a dividirla con una rasqueta en porciones de 60 gramos, saldrán unas 15 piezas. Siempre que no estemos manipulando la masa la mantendremos tapada con plástico para que no se reseque.

bollos suizos

  • Boleamos los suizos; yo primero los recojo repetidas veces en forma de hatillo para formar bien la bola y darle tensión a la superficie, y luego los boleo; el boleado lo podéis ver en el siguiente minivídeo:
  • Lo que conseguimos es arrastrar los bordes de la bola hacia dentro y que se vayan sellando, al tiempo que se da tensión a la superficie. Si queréis una descripción exhaustiva de cómo se bolea, os recomiendo este artículo de Panarras.com. Un boleado correcto es necesario para que los suizos no nos estallen por debajo al hornearlos (aunque una fermentación un poco insuficiente también ayuda a que revienten).

bollos suizos

  • Los vamos poniendo sobre bandejas forradas con papel de hornear o con láminas plásticas y los cubrimos con film de cocina. Los dejamos levar.
  • Encendemos el horno a 210ºC para que se vaya calentando mientras los bollos fermentan.

bollos suizos

  • Cuando hayan más que duplicado el volumen y se noten muy inflados (al tocarlos con mucha precaución y harina en los dedos), pintamos los suizos con el huevo batido, dos veces, separadas unos 10 minutos entre sí. Justo antes de meter en el horno les hacemos un corte central, que debe ser relativamente profundo, con una cuchilla o un cuchillo afilado. Humedecemos azúcar con una pizca de agua y ponemos grumos de azúcar en el corte de los suizos.
  • En la siguiente imagen se ve la diferencia entre unos suizos sin levar y otros ya levados.

bollos suizos

  • Metemos los suizos en el horno de inmediato y bajamos la temperatura a 200ºC. No usaremos la convección, hornearemos con calor arriba y abajo, poniendo la bandeja al nivel más bajo del horno (yo la pongo sobre la piedra para el pan). Cocemos los suizos 12-13 minutos, hasta que estén bien doraditos. Podemos conectar el aire en los últimos 2 minutos, a 180ºC, para acelerar el dorado. Los sacamos a enfriar sobre rejilla.

bollos suizos

Pues ya sabéis, estos bollos suizos o cristinas son una excelente merienda o desayuno, además congelan bien: una vez fríos por completo se envuelven en plástico individualmente y se meten en el congelador en una sola capa, para que no se aplasten. Luego se descongelan sin el plástico, envueltos en un paño a temperatura ambiente… no me digáis que vuestra familia no os lo va a agradecer.

Print Friendly, PDF & Email
Miriam

Miriam

Traductora de inglés a español y química durante 15 años en una vida anterior. Vivo en un pueblecito cerca de Madrid, Galapagar, y trabajo en casa; soy una gran afortunada. Tengo pareja y dos niños con poca sensibilidad gastronómica. De momento. Pero por lo que estoy aquí es por mi afición a la cocina en general y a la repostería en particular, que me viene de familia, de mi madre y de mi abuela paterna. Y esta afición me ha llevado, además de a tener un blog de cocina con el que me lo paso pera, El invitado de invierno, a impartir algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid La Cocina de Babette.