Bienvenido!

receta monkey bread

Receta de Monkey bread paso paso

receta monkey bread

Monkey bread sobre plato de postre blanco de Ib Laursen

¿Cómo? ¿Qué es eso de monkey bread? ¿Pan de mono? Pues imaginaos una masa de bollería relativamente ligera, sin huevo, que se trocea en bolitas que se colocan unas junto a otras en un molde de corona. Las bolitas se despegan fácilmente una vez horneado el bollo, para servirse con facilidad.

Este bollo es pariente del pull-apart bread, ambos panes dulces o brioches que se elaboran cortando porciones de masa que se rebozan en mantequilla especiada antes de colocarlas en un molde. El rebozado hace que queden bastante pegajosos una vez cocidos, excusa para chuparse los dedos…

Aunque aparentemente esta forma de hornear masas fermentadas nació en los Estados Unidos en los años 40-50 del pasado siglo, esta fórmula que usamos procede de la bloguera sueca Linda Lomelino, de Call me cupcake. Este bollo tan divertido se cuece en una corona. En nuestra tienda tenéis todos los moldes habidos y por haber, seguro que alguno os pone ojitos.

Receta de Monkey bread

Ingredientes:

Masa de bollería

Cobertura de canela

  • 200 g de azúcar blanquilla
  • 100 g de mantequilla derretida
  • Dos cdas. de canela molida

Elaboración:

Masa

  • En un bol mezclamos la harina de fuerza con la leche entera, la levadura de panadería, el azúcar y la sal. Mezclamos y dejamos reposar 10 minutos.
  • Amasamos a mano o con robot amasador un minuto y empezamos a añadir la mantequilla en porciones, integrándola bien. Cuando esté integrada toda la mantequilla dejamos reposar la masa otros 10 minutos, ya que el reposo ayuda a que se hidrate y afine.

receta monkey bread

  • Seguimos amasando en intervalos de 1-2 minutos con reposos intermedios de 10 minutos, hasta que la masa esté fina y elástica. Hacemos una bola, la ponemos en un recipiente engrasado, tapamos y dejamos que doble el volumen.
  • Cuando haya doblado, pasamos la masa a la encimera. La estiramos con un rodillo hasta una medida aproximada de 40×50 cm.

receta monkey bread

  • Cortamos con un cortador o un cortapastas la masa en 10 tiras a lo ancho y otras 10 tiras a lo largo, de modo que nos salgan 90-100 cuadrados pequeños de masa; se trata de dividir la masa en pequeñas porciones más o menos parejas, aunque no hace falta que sean idénticas. La irregularidad es parte de la gracia del bollo.

receta monkey bread

Cobertura de canela

  • Preparamos la cobertura de canela, derritiendo la mantequilla en un bol y mezclando el azúcar con la canela en otro bol. Reservamos ambas cosas.

receta monkey bread

Montaje del monkey bread

  • Hacemos bolitas con los cuadrados de masa, que iremos pasando primero por la mantequilla derretida y después por la mezcla de azúcar y canela. Las vamos colocando en el molde elegido, en este caso uno de angel food cake. No hace falta que queden muy ordenadas, el caos es parte del encanto de este dulce.

receta monkey bread

  • Seguimos rebozando las bolitas hasta acabarlas todas y tenerlas colocadas en el molde. Tapamos y dejamos doblar su volumen.
  • Cocemos el monkey bread 35 minutos en el horno precalentado a 180ºC, sin aire. El molde de angel food cake es desmontable y permite retirar las paredes.
  • Es mejor dejar templar el monkey bread antes de darle la vuelta; según se saca del horno está muy tierno y hay que tener en cuenta que las bolitas no están pegadas entre sí con firmeza y se puede desbaratar con facilidad. Es mejor esperar a que se ponga un poco firme al enfriarse antes de darle la vuelta y retirar la base y el cono central del molde sobre una rejilla.

receta monkey bread

Monkey bread sobre plato de postre de GreenGate

Mirad esos pedacitos esponjosos que piden a gritos que los devoren a bocados… hay que reconocer que este monkey bread es comodísimo de comer y además tan pringoso que te tienes que chupar los dedos necesariamente. Sea, nos sacrificaremos.

Print Friendly
Miriam

Miriam

Traductora de inglés a español y química durante 15 años en una vida anterior. Vivo en un pueblecito cerca de Madrid, Galapagar, y trabajo en casa; soy una gran afortunada. Tengo pareja y dos niños con poca sensibilidad gastronómica. De momento. Pero por lo que estoy aquí es por mi afición a la cocina en general y a la repostería en particular, que me viene de familia, de mi madre y de mi abuela paterna. Y esta afición me ha llevado, además de a tener un blog de cocina con el que me lo paso pera, El invitado de invierno, a impartir algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid La Cocina de Babette.

3 Comentarios
  • zelideth

    16 noviembre, 2017 at 22:25 Responder

    yo lo he hecho y es riquísimo no dura nada desde q sale del horno !!!

  • Coromoto

    14 noviembre, 2017 at 3:22 Responder

    Una idea genial. No es complicado y se ve que me dejará bien para ofrecerlo a unos amigos con un buen café.

  • Silvia Martín Sánchez

    31 octubre, 2016 at 20:46 Responder

    Me acabas de dar una idea estupenda para hacer mañana que es fiesta. Me encantan las masas fermentadas y ese molde lo tengo. No hay excusa. Unas fotos preciosas, como siempre.

Envía un comentario