Bienvenido!

Receta pan tigre

Cómo hacer pan tigre

Receta pan tigre

Pan tigre sobre rejilla de Nordic Ware

¿Conocéis el pan tigre? Pues hoy os enseñamos la receta de este delicioso pan, para celebrar mañana el Día Mundial del Pan. De origen holandés, debe su nombre a las motas oscuras de un tigre, ¿motas de tigre? Sí, habéis leído bien, aunque los ingleses, astutos y acertados, le cambiaron el nombre por pan jirafa.

Este pan tigre o tijgerbrood, como se conoce en los Países Bajos, es muy fácil. Hay muchas fórmulas, unas más enriquecidas y otras más ligeras. A nosotros nos ha gustado la receta de La cocina de los Inventos. ¡Veréis que buena está!

Aparte de usar un baneton y una rasqueta, también vais a necesitar harina panadera, leche en polvo, levadura fresca, aceite de sésamo y harina de arroz que nos servirá para sacar esa corteza crujiente tan graciosa y particular del pan. El resto lo tenéis siempre en casa.

Receta de pan tigre paso a paso

Ingredientes:

Para el poolish:

Para el pan:

  • 400 g de harina panadera (W180)
  • 15 g de leche en polvo
  • 10 g de sal
  • 200 g de agua
  • Una cda. de aceite de sésamo
  • 2 cdas. de aceite de girasol
  • 4 g de levadura fresca

Para la cobertura:

  • 120 g de harina de arroz
  • 7 g de levadura fresca
  • 12 g de azúcar
  • 3 g de sal
  • 120 g de agua
  • 15 g de aceite de sésamo

Elaboración:

  • Para hacer el poolish desleímos la levadura en la leche y añadimos la harina. Mezclamos, cubrimos con papel film y lo dejamos fermentar en la nevera hasta el día siguiente.
  • Para hacer la masa del pan tamizamos la harina con la leche en polvo y la sal, y añadimos el agua con la levadura desleída previamente. Amasamos hasta casi integrar los ingredientes.

Receta pan tigre

  • Mezclamos los dos tipos de aceites en un tarro y los añadimos a la masa, trabajamos hasta que se hayan incorporado.
  • Agregamos el poolish y trabajamos hasta desarrollar el gluten o pasar la prueba de la membrana.

Receta pan tigre

  • Formamos una bola, cubrimos con un paño y dejamos reposar 10 minutos.
  • Espolvoreamos un poco de harina sobre la mesa de trabajo y formamos una barra o batard, también podéis formar bolas, extendiendo la masa un poco con las manos y enrollando sobre sí misma. Sellamos la unión y ponemos sobre un baneton alargado cubierto con un paño (el sellado boca arriba), cubrimos con papel film y dejamos fermentar hasta que haya casi duplicado su volumen.
  • Calentamos el horno a 220º C. y ponemos una bandeja en la base del horno.

Receta pan tigre

  • Para hacer la cobertura mezclamos la harina de arroz con el resto de los ingredientes con unas varillas en un cuenco. Esta cobertura la debemos preparar por lo menos una hora antes de aplicarla al pan. Si veis que la cobertura es demasiado densa le podéis añadir un poco más de agua, pero siempre cucharada a cucharada hasta alcanzar la densidad adecuada.
  • Pasamos el batard a una bandeja de horno espolvoreada con harina y mezclamos la cobertura, que habrá fermentado, con unas varillas.

Receta pan tigre

  • Pincelamos la cobertura sobre el pan procurando dejar una capa no muy fina, dejamos reposar cinco minutos y horneamos durante 10 minutos añadiendo vapor. Si no tenéis horno con vapor echad 200 ml de agua a una bandeja que colocaremos en la base del horno. 
  • Bajamos la temperatura a 200º C. y continuamos la cocción 15 minutos más, o hasta que el pan esté hecho, la cobertura esté dorada y presente las típicas motas de este pan. Retiramos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Receta pan tigre

¿Qué os ha parecido este pan tigre? A mí solo con ver la corteza me encanta, pero y ¿dónde dejáis ese leve sabor a sésamo tostado tan estupendo? Eso sí, lo podéis sustituir por aceite de oliva o incluso por mantequilla, como en muchas recetas originales de Holanda.

Receta pan tigre

Pan tigre sobre paño de GreenGate

Print Friendly, PDF & Email
Raúl

Raúl

La cocina y la fotografía han sido, desde que era muy pequeño, dos de mis grandes pasiones. Disfrutaba en casa destapando las cazuelas en las que hervían los guisos y, apenas con seis años de edad, empecé a saborear la primera cámara que mis padres me regalaron por Navidades. Había que estudiar algo "respetable" y "serio", y mis primeros estudios se encaminaron a cursar la carrera de arquitectura. Ya con el título en la mano, y después de trabajar durante un tiempo en arquitectura -y con la familia contenta-, decidí aprender cocina y fotografía en profundidad. Aprendí de grandes maestros en ambos campos y todavía sigo haciéndolo. En la actualidad mezclo recetas, técnicas e historias de cocina con fotografía en El Oso con Botas.