Title Image

Tarta pinceladas para papá


Receta layer cake para el Día del Padre

Tarta pinceladas para papá

Hemos preparado esta Tarta con técnica de pinceladas para el Día del Padre y no podíamos dejarla de compartir con vosotros. Vimos una foto de una tarta que nos gustó en las redes y pronto nos pusimos a pensar cómo hacerla.

Decidimos utilizar dos moldes de Master Class para hacer un delicioso y esponjoso molly cake, pero esta vez añadiéndole cacao super negro a la masa… ¡Está buenísimo! Y, para el relleno y la cobertura, una buttercream de merengue suizo con pasta de vainilla y aroma de whisky. 

Aunque lo mejor está en la decoración: macarons y bombones pincelados con pintura metalizada dorada, o pintura metalizada cobre, buttercream teñida con colorante negro y, para terminar de darle a la tarta el carácter festivo, dos toppers letra P y dos toppers letra A formando la palabra Papa.  ► En este vídeo puedes ver detalladamente cómo preparamos la tarta.

Receta de layer cake para el Día del Padre

Para el Molly cake de cacao:

Para la buttercream:

Para la decoración:

Elaboración:

Para el molly cake:

Receta layer cake para el Día del Padre

  • Blanqueamos los huevos con el azúcar hasta alcanzar el punto de cinta o listón en un robot de cocina.
  • Añadimos el tamizado y mezclamos con un batidor flexible con la velocidad del robot de cocina al mínimo.

Receta layer cake para el Día del Padre

  • Añadimos la nata montada, siempre con el batidor flexible y la velocidad al mínimo hasta que se haya incorporado.
  • Dividimos la masa entre los dos moldes y horneamos durante 50 o 60 minutos. Retiramos los bizcochos del horno y dejamos templar 20 minutos antes de desmoldarlos y dejarlos enfriar sobre una rejilla.
  • Cuando estén fríos, los envolvemos en papel film y los refrigeramos.

Receta layer cake para el Día del Padre

Para la buttercream de vainilla:

  • Batimos un poco los huevos, añadimos el azúcar super fina y calentamos al baño María hasta que un termómetro alcance los 60º C.
  • Pasamos la preparación al robot de cocina y montamos hasta que tengamos un merengue a temperatura ambiente.

Receta layer cake para el Día del Padre

  • Añadimos la pasta de vainilla y el aroma de whisky, mezclamos y empezamos a incorporar la mantequilla poco a poco hasta que emulsione con el merengue.
  • Retiramos 300 g de la buttercream (el resto lo reservamos para el relleno y la cobertura), la dividimos en tres cuencos: a dos cuencos les aplicamos colorante negro para tener una buttercream negra y otra gris, y al tercero lo dejamos con el color natural de la buttercream. Las cubrimos con papel film.

Receta layer cake para el Día del Padre

Para montar y decorar la tarta:

  • Retiramos los bizcochos de la nevera y los cortamos en dos capas cada uno con ayuda de una lira.
  • Rellenamos cada capa con buttercream. Al final tendremos cuatro capas de bizcocho y tres de relleno.

Receta layer cake para el Día del Padre

  • Cubrimos la superficie y los bordes de la tarta con una capa fina de buttercream para tapar poros y miga, y refrigeramos durante 20 minutos.
  • Retiramos de la nevera, cubrimos con otra capa de buttercream pero esta vez un poco más gruesa, alisamos y volvemos a refrigerar durante otros 20 minutos.

Receta layer cake para el Día del Padre

  • Retiramos nuevamente de la nevera y aplicamos, con ayuda de una espátula, la buttercream de color negro, la gris y la blanca en la base de la tarta, haciendo pinceladas rugosas, con volumen.
  • Pincelamos unos macarons y unos bombones con la pintura metalizada dorada, y otros con pintura metalizada cobre. Reservamos.

Receta layer cake para el Día del Padre

Receta layer cake para el Día del Padre

¿Qué os ha parecido esta tarta para el Día del Padre? A nosotros nos ha parecido una tarta deliciosa y con una decoración sobria, y muy actual, en pocas palabras una tarta para un padre estupendo y moderno.

 

Receta layer cake para el Día del Padre

Raúl

La cocina y la fotografía han sido, desde que era muy pequeño, dos de mis grandes pasiones. Disfrutaba en casa destapando las cazuelas en las que hervían los guisos y, apenas con seis años de edad, empecé a saborear la primera cámara que mis padres me regalaron por Navidades. Había que estudiar algo "respetable" y "serio", y mis primeros estudios se encaminaron a cursar la carrera de arquitectura. Ya con el título en la mano, y después de trabajar durante un tiempo en arquitectura -y con la familia contenta-, decidí aprender cocina y fotografía en profundidad. Aprendí de grandes maestros en ambos campos y todavía sigo haciéndolo. En la actualidad mezclo recetas, técnicas e historias de cocina con fotografía en El Oso con Botas.