Bienvenido!

Croquetas dulces 1

Croquetas dulces con chocolate

Croquetas dulces 1

Croquetas dulces en bol enamel

Esta semana convertimos una receta salada tradicional en un postre… aunque suene extraño, pero no, no lo es, es tan sencillo como sustituir los ingredientes salados por otros dulces. Así que hoy hemos preparado unas croquetas dulces con chocolate. ¿A que suena muy bien?

Para hacer este rico postre tendréis que preparar una bechamel aromatizada con piel de naranja, canela y extracto de vainilla. Y, como tropezones, le pondréis dados de fruta, en este caso de mango, y gotas de chocolate con leche. Podéis usar gotas chocolate blanco o negro, eso lo dejamos a vuestro gusto.

Y como no hay buena croqueta que se precie sin su pan rallado, antes de freírla, la tendréis que pasar por galletas pulverizadas y huevo batido. Recordad que para preparar las croquetas se necesitan al menos dos días: uno para hacer la masa y otro para formarlas y freírlas… ¡Espero que os gusten!

Croquetas dulces con chocolate

Ingredientes:

  • Un litro de leche
  • 2 ramas de canela medianas o una larga partida por la mitad
  • Media cucharadita de extracto de vainilla
  • Ralladura de media naranja o un limón
  • 200 g de azúcar
  • 65 g de mantequilla
  • 80 g de harina
  • 40 g de maicena
  • 4 cucharadas de leche fría
  • 100 g de mango o piña en dados pequeños
  • 2 cucharadas de licor
  • 50 g de mantequilla en pomada
  • 100 g de gotas de chocolate con leche o chocolate blanco
  • 300 g de galletas napolitanas trituradas
  • 3 huevos batidos
  • Aceite vegetal para freír
  • Cacao en polvo o azúcar glas para decorar

Elaboración:

  • Ponemos la leche, la canela, el extracto de vainilla, la ralladura de naranja y el azúcar en una cazuela, y llevamos a ebullición. Apagamos el fuego, tapamos y dejamos en infusión durante 30 minutos.
  • Destapamos la cazuela, retiramos la canela con unas pinzas y reservamos la leche caliente.

calentamos la leche

  • Fundimos la mantequilla en otra cazuela y añadimos la harina de golpe. Freímos hasta que esté dorada.
  • Mezclamos la maicena con la leche fría.
  • Añadimos rápidamente la leche caliente y mezclamos con unas varillas de forma constante mientras echamos la leche con maicena. Continuamos mezclando con las varillas hasta que haya espesado la bechamel dulce.

Freímos la mantequilla

  • Retiramos del fuego, añadimos el mango (o la fruta que usemos), el licor y la mantequilla en pomada.
  • Mezclamos bien y pasamos la preparación a una fuente untada con mantequilla.

echamos el mango y el licor

  • Frotamos un poco de mantequilla sobre la superficie para evitar que se nos haga una costra y cubrimos con papel film. Dejamos enfriar completamente en la nevera, mejor de un día para otro.
  • Cuando la masa esté fría echamos las gotas de chocolate y mezclamos con cuidado, con una cuchara de madera, para que se mezclen con la masa.

dejamos enfriar

  • Formamos las croquetas (quenelles) con un par de cucharas, las pasamos por las galletas trituradas, luego por huevo batido y otra vez por galletas trituradas.
  • Freímos las croquetas en abundante aceite, mejor si es en tandas de no más de cinco piezas para evitar que el aceite baje de temperatura, y las retiramos con una espumadera cuando estén doradas.

Freímos las croquetas

  • Las ponemos sobre un colador que repose sobre un cuenco, o sobre papel de cocina para absorber el exceso de grasa.
  • Servimos las croquetas en un cuenco espolvoreadas con un poco de cacao en polvo o de azúcar glas.

Decoramos con azúcar glas

Estas croquetas dulces con chocolate las podéis servir calientes, templadas o incluso frías. Si tenéis tiempo o una comida o “cena de postín” podéis hacer un coulis de mango y servir un par de croquetas en cuencos individuales… ¡Ahora a disfrutarlas!

Croquetas dulces 2

Croquetas dulces sobre plato de postre verde menta

Algunos consejos útiles:

  • Podéis usar el licor que más os guste. Nosotros hemos usado ron añejo, pero lo podéis sustituir por brandy, Grand Marnier, Cointreau, Kalua, etc.
  • Hemos puesto mango, pero podéis poner piña, pasas o el fruto seco que os guste.
  • Si queréis una infusión de la leche con sabor más intenso podéis dejarla tapada hasta el día siguiente, pero cuando vayáis a preparar la masa de las croquetas coladla y calentadla otra vez.
  • También se pueden formar croquetas pequeñas en forma de bolas, en vez de quenelles.
  • La galleta que hemos usado para el empanado han sido estilo napolitanas (con canela) y por eso son tan morenitas, pero podéis usar las galletas que más os gusten, incluso pan rallado mezclado con un poco de harina de almendras.
  • Para hacer el coulis de mango bastará con triturar 250 g de pulpa de mango con una pizca de sal y un chorrito de zumo de limón. Si el mango no está muy dulce le podéis añadir azúcar al gusto.
Print Friendly
Raúl

Raúl

La cocina y la fotografía han sido, desde que era muy pequeño, dos de mis grandes pasiones. Disfrutaba en casa destapando las cazuelas en las que hervían los guisos y, apenas con seis años de edad, empecé a saborear la primera cámara que mis padres me regalaron por Navidades. Había que estudiar algo "respetable" y "serio", y mis primeros estudios se encaminaron a cursar la carrera de arquitectura. Ya con el título en la mano, y después de trabajar durante un tiempo en arquitectura -y con la familia contenta-, decidí aprender cocina y fotografía en profundidad. Aprendí de grandes maestros en ambos campos y todavía sigo haciéndolo. En la actualidad mezclo recetas, técnicas e historias de cocina con fotografía en El Oso con Botas.

2 Comentarios
  • fernando

    11 mayo, 2017 at 13:48 Responder

    La receta está superrica pero un litro de leche es demasiado. La pasta resultante está líquida y no permite darle forma.

    • Raúl

      Raúl

      16 mayo, 2017 at 12:57 Responder

      Hola Fernando:
      Gracias por tu comentarío. Realmente 80 gramos de harina y 40 gramos de maicena deberían de ser suficiente para espesar un litro de leche, de cualquier forma gracias por dejarnos tu comentarío.

Envía un comentario