20
febrero

Vídeo-receta: Drip Cake de limón y coco

 

video-receta-dripcake-limon-1

Drip Cake de limón y coco sobre stand para tartas rosa

En este vídeo os mostraré cómo hacer una drip cake de colores superdivertida, deliciosa y que siempre queda bien para celebraciones como los cumpleaños. Las tartas drip cake destacan por la ganache superior que cae en forma de gotas por los laterales de la tarta. Y también por sus colores llamativos y la decoración tan apetecible en la parte superior.

Realmente decorarlas es lo más sencillo del mundo, ya que podemos utilizar galletas o bombones y colocarlos como más nos guste. En este caso, en el vídeo también os muestro cómo hacer unas placas de chocolate de colores con textura. Es una opción muy sencilla y bonita para darle altura a la tarta.

Y como siempre, podéis jugar con los sabores y colores para personalizarla a vuestro gusto, así también se puede adaptar a cualquier temática de fiesta. Además de que visualmente es muy llamativa, su sabor no se queda atrás. En este caso es de limón y coco, pero podéis hacerla con cualquiera de las recetas de tartas de las que hay en el blog. Espero que os animéis a hacerla, porque os aseguro que sorprenderéis a vuestros invitados.

Drip cake de limón y coco

Ingredientes (para 12 raciones):

Para los bizcochos (3 capas de 15cm):

Para la buttercream:

Para la ganache:

Para la placa de chocolate:

Para la decoración:

Elaboración:

  • Para hacer el bizcocho empezamos batiendo los huevos durante 5 minutos a velocidad alta. Pasado este tiempo, habrán aumentado su volumen, así que ya podemos añadir los demás ingredientes mientras batimos. Empezamos con el azúcar, el aceite de oliva de sabor suave o de girasol y el yogur de limón. Y para darle un matiz muy rico de sabor, utilizaremos extracto de vainilla y ralladura de limón.
  • Ahora con un colador tamizaremos la harina de trigo junto a la levadura química o polvo de hornear. Damos unos golpecitos al colador y lo tamizamos todo junto. Removemos un poquito con la batidora apagada para evitar que la harina salga volando, y después, ya podemos batir a la velocidad más bajita que nos permita nuestra batidora, así no desarrollamos el gluten de la harina y tendremos un bizcocho tierno y esponjoso. Cuando ya no veamos restos de harina en la masa, la tendremos lista.
  • Utilizaré 3 moldes de layer cake desmontables de 15 centímetros de diámetro. Y para desmoldarlos fácilmente, los rociaré con spray antiadherente. Hecho esto, con una cuchara para helados, repartimos la masa en los tres moldes por igual.
  • Cuando los tengamos listos, los llevamos al horno precalentado a 180 ºC, con calor arriba y abajo, y sin ventilador. En unos 30 minutos estarán listos, pero recordad que eso depende de cada horno, por eso lo mejor es pincharlos con un palillo antes de sacarlos del horno para asegurarnos que están completamente hechos por dentro.
  • Recién sacados del horno, los dejamos reposar 10 minutos sobre una rejilla. Pasado este tiempo, con cuidado de no quemarnos, los desmoldamos. Una vez desmoldados, los dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Cuando estén totalmente fríos, nivelamos la parte superior recortándolos con una lira o cuchillo.
  • Ahora vamos a hacer la buttercream. Empezamos poniendo la mantequilla a temperatura ambiente en la batidora y la batimos a velocidad alta durante 5 minutos. Pasado este tiempo, comprobamos que se ha batido bien y añadimos el icing sugar con la ayuda de un colador. Una vez tamizado, batimos un poquito a velocidad bajita para que el azúcar no salga volando. Cuando veamos que la mantequilla ha absorbido un poco el icing sugar, subimos a velocidad alta y batimos durante 5 minutos más. Ahora vamos a darle sabor a la buttercream con pasta concentrada de coco. Batimos un minuto más, y ya tendremos nuestra buttercream lista. En un bol aparte, reservaremos un poquito de buttercream para darle un color diferente para la decoración. Y el resto que tenemos en la batidora, lo teñimos con colorante azul. Una vez listo, empezamos a montar la tarta.
  • Preparamos un plato giratorio con una base para tartas. Ponemos un poquito de buttercream y fijamos el primer bizcocho para evitar que se mueva. Ahora con una espátula ponemos el relleno de la tarta. No pongáis mucha cantidad, para que la tarta quede bien estable. Cuando lo tengamos, ponemos el siguiente bizcocho y repetimos el paso anterior. Para finalizar, colocamos el último bizcocho boca abajo y ponemos la capa recoge migas: esta es una capa muy finita de buttercream que nos ayuda a sellar las migas y evitar que salgan a la superficie. Y como no es la cobertura definitiva, tampoco es necesario que quede perfecta; con que nos quede todo bien cubierto es suficiente. Cuando terminemos, llevamos la tarta a la nevera durante 30 minutos para que endurezca esta capa.
  • Después de los 30 minutos, la sacamos y ponemos la capa final de buttercream. Como veis, ahora es mucho más sencillo cubrirla sin miedo a que las migas del bizcocho nos molesten. Y como la capa recoge migas ha endurecido en la nevera, la tarta también es más estable y podemos trabajar sin miedo a deformarla. Para alisar las paredes siempre utilizo esta espátula alisadora. Alisamos también la parte superior y los bordes de la tarta.

video-receta-dripcake-limon-2b

  • Ahora, vamos a darle color a la buttercream que reservamos. En este caso la teñiremos de color rosa. Igual que antes, ponemos un poquito de colorante y mezclamos. Cuando consigamos el color deseado estará lista para poner unos puntitos por las paredes de la tarta. Pasamos nuevamente la espátula alisadora y así creamos un diseño de dos colores en las paredes de la tarta. Cuando terminemos, reservamos la tarta en la nevera.
  • Mientras vamos a hacer la ganache de la parte superior. Para ello añadimos la nata o crema para batir sobre el chocolate blanco y nos lo llevamos al microondas para calentarlo todo junto. Cuando lo tengamos totalmente derretido, estará perfecto para darle color. Como siempre, vamos añadiendo el color poco a poco hasta obtener el color que queramos. Y no olvidéis mezclarlo bien para conseguir una mezcla homogénea.
  • Una vez terminemos, tapamos la ganache con papel film transparente. Lo cubrimos a piel, es decir, el film debe tocar toda la superficie de la ganache para que así no se reseque la parte superior. Y así lo dejamos reposar a temperatura ambiente hasta que se enfríe un poquito. Una vez esté a temperatura ambiente veremos que la ganache está más densa. Si está demasiado densa podemos calentarla unos segundos en el microondas hasta que tengamos la consistencia perfecta para cubrir la parte superior de la tarta. Tampoco debe estar muy líquida, ya que queremos crear un efecto de gotas. Y si queda muy fluida cubrirá toda la tarta por completo. Como veis, me ayudo con una espátula pequeña para crear las gotas que se van a deslizar por los laterales de la tarta. Os aconsejo hacerlo con delicadeza, ya que si lo hacemos bruscamente podemos deformar los bordes de la tarta. Poco a poco crearemos un efecto muy bonito y tentador por toda la parte superior. Cuando terminemos, la llevamos a la nevera para evitar que siga escurriendo la ganache.
  • Para hacer la tableta de chocolate decorativo llevamos el chocolate al microondas o al baño maría para derretirlo. Y cuando lo tengamos listo, lo dividimos en cuatro partes. Los boles pequeñitos los teñiremos con colorante liposoluble especial para chocolate. Se hace muy fácil: tan sólo debemos seguir las instrucciones del fabricante, que dice que quitemos la tapa y calentemos el envase en el microondas hasta que el interior quede líquido. Hecho esto, lo tapamos y agitamos enérgicamente, así ya podremos teñir fácilmente el chocolate derretido. Cuando tengamos el color deseado, hacemos lo mismo con los otros dos boles pequeños.

video-receta-dripcake-limon-2

Drip Cake de limón y coco en plato de postre, de GreenGate

  • Para hacer la plaquita de chocolate vamos a utilizar un texturizador para crear nuestras tabletas de colores. Colocamos el texturizador sobre papel encerado o de horno, y sobre el texturizador ponemos los chocolates que acabamos de colorear. Este paso es muy libre, ya que podéis utilizar otros colores y hacer diferentes diseños. Cuando terminemos, rellenamos el resto con chocolate blanco, y con un palillo vamos a mezclar todos los colores. Ahora damos unos golpecitos con cuidado para que el chocolate quede bien liso y así se forme una tableta uniforme. Dejamos que endurezca un poquito, y cuando veamos que ya ha solidificado un poco, pasamos un cuchillo por encima para crear la forma que queramos sobre el chocolate. Hecho esto, dejamos que endurezca por completo a temperatura ambiente. Una vez haya endurecido, ya podremos retirar el texturizador fácilmente, y como hicimos las marcas de corte, ahora es muy sencillo partir el chocolate con la forma deseada.
  • Una vez tengamos las plaquitas de chocolate listas, vamos a decorar la drip cake. Con la ayuda de una espátula hacemos un corte dónde vayamos a poner las placas de chocolate, así es mucho más sencillo colocarlas. Hecho esto, utilizaré esta boquilla para hacer unos circulitos en la parte superior. Lo haré con la buttercream azul que nos ha sobrado de cubrir la tarta.
  • Ya sólo queda la parte más fácil y divertida. Decorar con los chocolates o dulces que queramos. Yo le he puesto galletas, chocolates, bombones, caramelos y nubes. Y también he utilizado unos cuantos sprinkles para crear un diseño divertido y llamativo.
  • Al final, tendremos una drip cake con una pinta irresistible, ¡perfecta para cumpleaños muy divertidos!
Print Friendly