Bienvenido!

coca de san juan

Receta de coca de San Juan paso a paso

coca de san juan

Coca de San Juan sobre paño de cocina grande de GreenGate

Hoy preparamos una coca de San Juan porque se acerca esta celebración tan popular y que tanto nos gusta. Hemos usado para ello la receta de Xavier Barriga, reputado panadero barcelonés, (que nos cuenta Ana María aquí) porque todas sus fórmulas son estupendas.

Las cocas de San Juan o coques de Sant Joan son oriundas de Cataluña y el Levante, y se consumen por arrobas para festejar la noche de San Juan. Cuánta sabiduría popular, repámpanos. Peeero, la bolla larpeira que se prepara en Galicia es sospechosamente similar y además también se celebra la noche de San Juan… ¿los extremos (geográficos) se tocan?

La masa de la coca dulce es una masa similar a la de un brioche ligero, un pan enriquecido con huevos, azúcar y mantequilla, y algún que otro aromatizante. Aunque hay recetas en que la grasa es la manteca de cerdo.

Las cocas de San Juan pueden ser de varios tipos: con mazapán, con crema o nata, con cabello de ángel, y adornadas con piñones, almendras o fruta confitada. En nuestro caso hemos optado por una sencilla decoración del clásico enrejado de crema pastelera con piñones. Ñam.

Coca de San Juan

Ingredientes:

Crema pastelera

Masa de coca de San Juan

Acabado

  • 50 g de piñones

Elaboración:

Crema pastelera

  • Empezaremos por preparar la crema pastelera con los ingredientes indicados y siguiendo las instrucciones de nuestro artículo sobre cómo hacer crema pastelera. La dejamos enfriar cubierta con un plástico que toque la superficie, para que no se forme piel. Podemos incluso prepararla el día antes y guardarla en la nevera.

Masa de coca

  • Preparamos la masa de coca: en un bol ponemos todos los ingredientes excepto la mantequilla: harina de fuerza, azúcar, huevos, leche, sal y levadura de panadero, y amasamos a mano o con robot un par de minutos. Dejamos reposar 10 minutos.
  • A continuación, vamos agregando la mantequilla en un par de tandas, amasando hasta que se absorba. Seguimos amasando hasta obtener una masa fina y elástica. Hacemos una bola con ella, la ponemos en un recipiente engrasado, tapamos y la dejamos doblar el volumen.

coca de san juan

  • Ponemos los piñones a remojo en agua fría. Los mantendremos así lo que tardemos en trabajar la masa y fermentarla. El objeto es que se hidraten y no se requemen tanto en la cocción de la coca.
  • Cuando la masa haya fermentado la pasamos a la encimera y la desgasificamos aplastándola con las manos. La dejamos reposar 10 minutos para poderla estirar bien.

coca de san juan

  • La estiramos con la mano o con un rodillo, en forma rectangular como en la foto u ovalada, como más nos guste. Puede que nos cueste estirarla, por la liga de la masa, por lo que tendremos que dejarla relajarse de vez en cuando.
  • Estiramos hasta que la masa tenga un grosor de 1 cm aproximadamente y la ponemos sobre una bandeja de horno (o un molde para brazo de gitano) forrada de papel de hornear.

coca de san juan

Acabado de la coca

  • Vertemos la crema pastelera en una manga con boquilla rizada.
  • Hacemos unos cortes en la superficie de la masa con un cuchillo, en forma de enrejado.

coca de san juan

  • Sobre esos cortes vamos aplicando la crema pastelera; con las cantidades que damos, si dosificamos bien apenas sobra crema.
  • Escurrimos bien los piñones y los distribuimos por la superficie. Metemos el molde a nivel bajo en el horno calentado a 190ºC (sin aire) y cocemos la coca 30-35 minutos o hasta que esté bien dorada. La sacamos a enfriar a una rejilla.

coca de san juan

Coca de San Juan sobre platos de postre de Pip Studio

¿Qué os parece? ¿No tiene buen aspecto? Imaginaos el gusto que da hacer en casa tu propia coca de San Juan para dejar con la boca abierta a propios y extraños. Estamos esperando verlas. Y feliç nit de Sant Joan.

Print Friendly
Miriam

Miriam

Traductora de inglés a español y química durante 15 años en una vida anterior. Vivo en un pueblecito cerca de Madrid, Galapagar, y trabajo en casa; soy una gran afortunada. Tengo pareja y dos niños con poca sensibilidad gastronómica. De momento. Pero por lo que estoy aquí es por mi afición a la cocina en general y a la repostería en particular, que me viene de familia, de mi madre y de mi abuela paterna. Y esta afición me ha llevado, además de a tener un blog de cocina con el que me lo paso pera, El invitado de invierno, a impartir algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid La Cocina de Babette.

18 Comentarios
  • Raquel

    21 junio, 2016 at 22:10 Responder

    Hola Miriam,
    Esta receta cae para San Juan si o si! Pero tengo una duda, si la dejo fermentar en la nevera la dejo ya estira y en la bandeja para ya solo hornear? O fermenta ya en el bol y en la nevera y luego ya la estiro? Gracias y un saludo!!!

    • Miriam

      Miriam

      22 junio, 2016 at 10:19 Responder

      Puedes hacer cualquiera de las dos cosas, retardar la primera fermentación o la segunda. Si retardas la primera, sin formar la coca, te costará un rato largo que la masa retome el ritmo de fermentación, pero se trata de tenerlo en cuenta en el tiempo que tengas.
      Y eso sí, te aconsejo que en cualquiera de los dos casos no metas la masa inmediatamente después de amasar o formar en la nevera, deja que la fermentación se “inicie” a temperatura ambiente primero, por lo menos media horita, antes de meter la masa al frío.

  • estela

    21 junio, 2016 at 13:22 Responder

    Hola, esta coca aguanta bien de un día para otro, o mejor prepararla el mismo día?
    Gracias!

    • Miriam

      Miriam

      21 junio, 2016 at 13:24 Responder

      En mi opinión siempre está más rica recién hecha. Pero siempre te puedes plantear meterla en la nevera a fermentar toda la noche sin aplicar la crema pastelera, sacarla el día que la vayas a hacer, poner la crema y hornearla. Así divides la tarea en dos días.

  • Unni

    21 junio, 2016 at 10:42 Responder

    Miriam, me encantan tus recetas y tu forma de expresarte. Esta coca la voy a preparar para una amiga catalana 🙂 Felicidades, y gracias.

Envía un comentario