Bienvenido!

Natillas caseras al huevo

Natillas caseras al huevo

Natillas caseras al huevo

Siempre que hago natillas en casa me vienen recuerdos de la infancia. El olor a vainilla y canela que se impregna en la cocina me transporta a aquella época, cuando llegaba del cole y veía a mi mamá de pie, delante de los fogones, con una mano sujetando el cazo y la otra removiendo sin parar… ¡Aquel postre me sabía a gloria!

Las natillas caseras, aunque no lo parezca, son muy fáciles de hacer. Con ingredientes básicos como los huevos, la leche y el azúcar y algún que otro truco que ahora te contaré, podrás hacer unas auténticas natillas que nada tienen que ver con las que se comercializan.

Puedes prescindir de la fécula de maíz, más conocida por Maizena, pero ella te ayudará a dar consistencia a la crema, y con ello evitarás que la mezcla se corte. Tú decidirás cómo te gustan más, si más o menos espesas, con la cantidad que te pongo yo quedan espesitas, pero si te gustan más ligeras reduce la cantidad de harina de maíz a la mitad.

Natillas caseras al huevo

Ingredientes:

  • 4 yemas de huevo
  • 1/2 l de leche
  • 150 g de azúcar
  • 2 cucharadas de fécula de maíz (maicena)
  • Canela en polvo para decorar

Elaboración:

  • Ponemos a infusionar la leche junto con el palito de canela en un cazo a fuego fuerte. Dejaremos hervir un par de minutos antes de retirarla del fuego. Colamos la leche y reservamos.
  • En otro cazo echamos las yemas de huevo, el azúcar y la harina de maíz, unimos con unas varillas. Una vez tengamos todo bien mezclado vamos añadiendo poco a poco la leche que teníamos reservada sin dejar de remover.
  • Llevamos de nuevo el cazo al fuego y removemos, siempre hacia la misma dirección, hasta que la mezcla espese.
  • Antes de que empiece a hervir retiramos del fuego y continuamos removiendo un par de minutos más.
  • Vertemos las natillas en los moldes elegidos y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  • Espolvoreamos con canela antes de servir.

 

Natillas caseras al huevo

Estas natillas caseras al huevo puedes aromatizarlas como más te gusten, con corteza de naranja, limón, vainilla, canela… En cualquiera de sus versiones estará igual de buena. Para conservar las natillas de un día para otro es importante que las tapes bien con papel film para evitar que adquieran olores y sabores no deseados.

Print Friendly
Olga

Olga

Mi amor por la cocina es bastante reciente, pero mi amor por la fotografía viene de lejos. Ello me llevó a crear mi blog Nina’s Kitchen, un nexo de unión entre mis dos grandes pasiones. Hace unos años abandoné la profesión de toda una vida, para dedicarme a aquello que realmente me satisfacía: ¡fotografiar! En la actualidad me dedico profesionalmente a la fotografía infantil y gastronómica.

21 Comentarios
  • Geles

    18 septiembre, 2013 at 19:39 Responder

    Qué natillas tan ricas, pero yo no renuncio a ponerles una galletita, sin ella no me parece lo mismo. Besos

    • Olga

      Olga

      20 septiembre, 2013 at 17:20 Responder

      Pues claro que si Geles!!! Mi madre también se la pone siempre! 😉

  • manoli

    18 septiembre, 2013 at 18:26 Responder

    que ricas, es el postre que más me gusta, nunca me cansaria de comerlas y con una galletita ya ni te digo.

    besos

  • Maria Dolores

    18 septiembre, 2013 at 17:54 Responder

    Di que si Maria, unas natillas caseras nos llevan todas a nuestra infancia, lo malo es que la generación de ahora pocos son los que toman natillas caseras, no saben lo que se pierden.
    Besos

Envía un comentario